Entradas

Cementerio estelar

Atípica colaboración entre dos grandes del cómic patrio. Dos veteranos de sobra conocidos, cada uno en su campo, Carlos Giménez se encarga del guión, y el dibujo recae en las espectaculares acuarelas de Alfonso Azpiri. Cementerio estelar se publicó gracias a Norma en junio de 2005 en formato europeo y tapa dura.

En un recóndito lugar de la Vía Láctea, en un asteroide perdido, se encuentra el cementerio estelar, también conocido como el cementerio del olvidado. Todas las tumbas –excepto una– se encuentran orientadas en la misma dirección, hacia el lugar de origen de todos los moradores, pertenecientes a la raza de los “pálidos”. Un remoto y pequeño planeta que, pese a estar compuesto en su mayoría por agua, se le acabó conociendo como Tierra.

Don Goyo es un pequeño y algo arisco robot que cuida del cementerio y que ofrece visitas guiadas a los turistas que deseen saber más sobre varios de los nombres que adornan las sepulturas, a los que entretiene con variopintas historias.

En esta trama central se intercalan tres historias de mayor calado que adaptan una serie de relatos del escritor Jack London, en concreto Lost Face, Mauki y The Red One. Todos ellos protagonizados por humanos que han cruzado la galaxia para encontrarse en las más extrañas situaciones. La primera de ellas tiene un punto original e irónico muy bien conseguido; la segunda de ellas posee un toque cruel y vengativo, mientras que la última de todas sea quizás la más inclasificable y onírica.

 

Cementerio estelar
Dibujo: Carlos Giménez
Guión: Alfonso Azpiri
68 páginas color

Reflejos

Junto a los guiones de Antonio de Blas, Alfonso Azpiri demuestra una vez más que es uno de los autores con mejor dominio del color y del cuerpo femenino. Todo un ejercicio de imaginación, sensualidad y “reflejos” por medio de un excelente compendio de historias cortas con un denominador común: la magia de la imagen reflejada.

 

Reflejos
Dibujo: Azpiri
Guión: Antonio de Blas
48 páginas color

Zephyd

En 1980, la editorial Riego Ediciones publicó este álbum monográfico que recogía la historia de Zephyd, personaje dibujado por un joven Azpiri a partir de un guión de Cidoncha. Historietas enclavadas en el subgénero de espada y brujería que seguían a su manera la estela del Haxtur de Víctor de la Fuente.Contó con un prólogo de Juan Antonio de Blas, muy activo por aquella época como crítico de historietas.

 

Zephyd
Dibujo: Azpiri
Guión: Cidoncha
52 páginas color

Sueños Húmedos

Las mil y una noches, la Edad Media, el futuro lejano… sólo son algunos de los escenarios de estas historias cortas de Alfonso Azpiri, relatos llenos de sensualidad que harán las delicias de los lectores más exigentes. Las historietas de Sueños Húmedos salieron a la luz en el año 1999, y tuvieron una segunda parte dos años más tarde, tras el éxito del primer álbum, ganador del premio al Mejor Cómic Erótico del Salón del Cómic de Barcelona 2000. Un viaje fantástico lleno de placeres.

 

Sueños Húmedos
Dibujo y guión: Azpiri
52 páginas color

 

 

 

 

 

 

Sueños Húmedos II
Dibujo y guión: Azpiri
52 páginas color

Lorna

Como muy bien recuerda su creador, Lorna apareció por primera vez en la revista Mastia a principio de la década de los ochenta. La idea era realizar pequeñas historias de unas cuatro páginas de duración con un toque erótico. El resultado final está aderezado además con mucho humor.

Acompañado por Carlos S. Cidoncha en su primera etapa –recopilada en el álbum Lorna- Azpiri se desenvuelve en un ambiente de ciencia-ficción rodeado por las mujeres más bellas y centrado sobre todo en la espectacular Lorna, cuyas mejores cualidades son despertar el deseo allí donde va al tiempo que va perdiendo prendas de su ya de por sí escaso vestuario. La acompaña en todo momento un robot dedicado a dar placer a su dueña. Las primeras historias son autoconclusivas y sin relación aparente, pero en pocas páginas ambos autores decidirán relacionarlas en una larga aventura, Lorna caerá a un planeta del que no puede huir y deberá recorrerlo, encontrándose con todo tipo de personajes graciosos, desde hombres-planta sodomitas hasta robots enamoradizos de otros robots.

Alfonso Azpiri nació en Madrid en 1947. A los 25 años colabora por primera vez en el mundo editorial con la revista Trinca, en la que salen las series ‘Dos fugitivos en Malasia’ y ‘Alpha Cosmos’. Tras su cierre, los años siguientes trabaja en algunas revistas eróticas italianas. Fruto de esa experiencia, nace en 1979 su personaje femenino más conocido: Lorna.

 

Lorna y su robot
Dibujo: Azpiri
Guión: Cidoncha
52 páginas color

 

 

 

 

 

Las nuevas aventuras de Lorna y su robot
Dibujo y guión: Azpiri
52 páginas color