Entradas

Bohemio pero abstemio

Bohemio pero abstemio. Memorias de un hombre de segunda mano es la autobiografía, en forma de cómic, de Ramón Boldú, un autor que en plena época del destape colaboró en revistas como Lib, El Jueves e Interviú. Por sus páginas desfilan personajes que marcaron toda una época (algunos, como Berlusconi, aún siguen ahí). La obra de Boldú, además de las peripecias de la vida personal, constituye un testimonio impagable de los últimos años del franquismo y los comienzos de la transición.

Boldú comienza a contar sus memorias en la revista El Víbora en 1991. En 1993 comienza una nueva serie, Mi fracaso matrimonial, que no concluirá hasta 1997. Estas historietas serían luego recopiladas como Bohemio pero abstemio. Memorias de un hombre de segunda mano.

 

Bohemio pero abstemio.
Memorias de un hombre de segunda mano.
Dibujo y guión: Boldú
208 páginas color

Mario Gamma “El Griego”

Mario Gamma es un cuarentón que sigue soñando infantilmente con vivir una vida de emociones aventureras montado en su moto y a su aire, así de simple. Ama, sólo si sabe que va a ser amado… Ayuda, sólo si eso no la aparta demasiado de su filosofía, que no es más que la de pasárselo a lo grande…

Con este personaje comenzó Ramón Boldú su larga andadura por las páginas de la revista El Víbora. La primera historieta de Boldú se publicó en 1989.

Ramón Boldú (Lérida, 1951). Entre 1976 y 1983 publicó en la revista española de destape Lib una serie de cómics eróticos y humorísticos titulada primero Mi pareja y dos años después Los Sexcéntricos. Más tarde colaboró también en la revista de humor El Jueves y en la francesa Hara-Kiri.

Ha sido también director de varias revistas, incluyendo El Víbora, donde serializó a partir de 1989 las aventuras del motorista Mario Gamma, y a partir de 1990 comenzó a contar su propia vida y se revela como pionero en España de los cómics autobiográficos.

 

Mario Gamma “El Griego”
Dibujo y guión: Boldú
52 páginas color

El arte de criar malvas

El arte de criar malvas marca una nueva etapa en la vida del dibujante Ramón Boldú: la que sigue a sus otras dos autobiografías, ‘Bohemio pero abstemio’ y ‘Memorias de un hombre de segunda mano’.

Boldú, tras divorciarse de su segunda esposa, se ve obligado a regresar a la casa de sus padres, pero, a diferencia del hijo pródigo, no lo hace solo, sino junto a su hijo menor, que ha querido irse a vivir con él con la siguiente condición: en cuanto acabe de dibujar su último cómic, ‘Hasta que la muerte nos separe’ (que precisamente trata sobre el fracaso matrimonial con la madre del niño y la fuga de ésta con un incinerador), y consiga publicarlo y cobrarlo, se irán a vivir ellos dos solos a un piso; aunque sea uno de esos de alquiler, pequeñito pero resultón.

Una vez “apalancado” en casa de sus padres, Boldú se toma un respiro a cada página que dibuja para reponer fuerzas y disfrutar de su recién estrenada libertad de hombre divorciado. Su deambular le lleva a relacionarse con ambientes comprometidos: parejas liberales, traficantes, editores… e ¡incluso con dibujantes de cómic! Todo ello va en detrimento de la culminación del cómic prometido, cuyas páginas –en blanco y negro, y con una técnica diferente– acabarán incluyéndose en este tomo.

 

El arte de criar malvas
Dibujo y guión: Boldú
112 páginas color