Entradas

Agujero Negro

Agujero Negro. A mediados de los 70, una epidemia que sólo afectaba a los adolescentes se cernió sobre los suburbios de Seattle. La llamaron “la plaga de los quinceañeros” y se manifestaba a través de síntomas de lo más impredecible. Para algunos no fue demasiado dramático: apenas unos bultos, tal vez un sarpullido. Otros, en cambio, se convirtieron en monstruos. Y no eran sólo síntomas pasajeros. Una vez contraías la infección, quedabas convertido en aquello para siempre.

Tras innumerables ediciones piratas y esforzadas antologías oficiales, he aquí el libro definitivo del personaje, con todo su material restaurado para la ocasión e incluyendo páginas nunca publicadas hasta el momento.

En Agujero Negro de nuevo Burns nos sirve su particular mezcla entre folletín y el relato de terror con esos toques tan personales y constantes en toda su obra: el miedo a lo desconocido, la naturaleza misteriosa, la pérdida de la inocencia y las atmósferas enfermizas y claustrofóbicas. Por un lado un mundo exterior amenazante y peligroso y por otro el interior, aún más oscuro e insondable. La puerta de entrada a ambos está aquí mismo.

 

Agujero Negro
Dibujo y guión: Burns
372 páginas b/n

Burn Again

Los fundamentos de la obra de Burns se hallan todos contenidos en Burn Again: la angustia infantil por complacer al padre, la inquietud del adolescente por ser aceptado, el deseo del hombre de integrarse en la normalidad social, el elemento femenino como catalizador de la obsesión y el delirio final de sus protagonistas, que ya no se saben si viven en una realidad mutada o en un mundo de fantasía excesivamente cercano al nuestro.
Burn Again constituye una certera reflexión sobre los cánceres que carcomen una sociedad tan obsesionada por el triunfo como lo es la norteamericana. El eje temático del telepredicador no es más que una excusa para indagar, de un modo casi quirúrgico, en la metástasis de la ansiedad por los referentes sólidos y por un atisbo de salvación en una sociedad carcomida por las lacras ocasionadas por la desigualdad. El final, apocalíptico como se esperaba, deja ver en efecto que la raíz del mal está en los que pretendían la salvación.

 

Burn Again
Dibujo y guión: Burns
52 páginas b/n

Big Baby

Durante 1989, y tras su serie El Borbah, Charles Burns continuó publicando en El Víbora las historias de un nuevo personaje, Big Baby. El protagonista, Tony Delmonto, es un niño americano que vive en una casa americana, con jardín y con vecinos americanos pero inquietantes. Como todos los niños, celebra la crueldad de sus juegos y entiende que los mayores, en buena lógica, participan de las mismas fantasía de él. Por eso el big baby se mueve entre la realidad y las ficciones de serie B, entre la paranoia y lo sobrenatural.

En ‘Plaga juvenil’ Burns hace un planteamiento muy interesante al presentar una estructura de “relato dentro de otro”, pasando con un ritmo trepidante de las vivencias de Tony al cómic de terror que lee el propio Big Baby y de ahí a las pesadillas que embargan al novio de su canguro.

‘La venganza de los Hombres Topo’ es una historieta que parte de las agresiones que un vecino de Big Baby propina a su esposa a causa de los celos. Con la excusa de que se está construyendo una piscina junto a su jardín, Tony tendrá un nuevo escenario para dar rienda suelta a sus particulares fantasías, en las que confunde la inquietante realidad que le rodea con las imágenes terroríficas que quedaron grabadas en su mente mientras veía la televisión.

‘El club de sangre’ cuenta la experiencia de Big Baby en un campamento de verano en el que habrá sitio para navajas multiusos, historias escalofriantes junto al fuego, ritos iniciáticos marcados con sangre, una isla prohibida, un chivatazo y hasta una revista erótica que aparece en una letrina. Como telón de fondo hay una leyenda acerca de un niño fantasma que murió unos años atrás en la misma zona por no obedecer a sus superiores, un caso que Tony resuelve, para variar, con éxito.

Es curioso que todas las historietas terminen con el clásico titular de periódico donde se da fe de lo que ha ocurrido con los personajes secundarios, no obstante, pese a que muchas veces parece que el guión va a continuar por el camino más obvio, Burns no falla y vuelve a sorprendernos con brillantes golpes de efecto.

 

Big Baby
Dibujo y guión: Burns
106 páginas b/n

El Borbah

El Borbah es un extraño, enorme, grotesco y malhablado detective con mascara de catch, fumador empedernido y aficionado a la comida mexicana y la cerveza, que ejerce de investigador privado en los más bizarros y sorprendentes casos. Viva en una ciudad donde desfilan científicos burócratas, inseminadores mesiánicos, magnates depravados y sectas secretas. En medio de todo eso pretenderá resolver misterios mientras revienta puertas y reparte golpes a caudillos robóticos e inmigrantes ilegales por igual. A partir de una narración sencilla y muy convencional, Burns subvierte formulas y clichés clásicas del género negro contraponiéndolos con un protagonista atípico, excesivo e irreal, una especie de antisuperhéroe que sale triunfante de cualquier entuerto.

Las primeras aventuras de El Borbah aparecieron en 1982 en la revista RAW, fundada un par de años antes. En España estas aventuras aparecieron en la revista El Víbora, la primera en el número 55 (1984) y la última en el número 102 (1988)

Anteriormente a El Borbah, Charles Burns ya había publicado otras historietas en El Víbora. La primera fué la contracubierta de número 25 (1981) y se titulaba ‘Dog Boy’. A partir de 1982 publica otras historietas como Misterios de la carne, Mal criado, Matrimonio infernal, Contagioso… con personajes característicos de Burns, monstruos solitarios, tristes y confusos que demandan la complicidad del lector para recuperar su humanidad.

Charles Burns es un historietista e ilustrador estadounidense, célebre por sus cómics de terror de meticuloso estilo. Su salto a la fama llegaría en 1982, año en que comenzaría a publicar su serie El Borbah en la revista de vanguardia RAW, fundada un par de años antes por Françoise Mouly y Art Spiegelman. Entre 1993 y 2004, Burns realizó las doce entregas de su novela gráfica Agujero Negro.

 

El Borbah
Dibujo y guión: Burns
106 páginas b/n