Entradas

La educación de Hopey Glass

Maggie está casi ausente en esta última recopilación de Love and Rockets ya que Jaime Hernández se centra en Hopey, la amiga de toda la vida de Maggie, y en su ex novio Ray. Y además, un vasto reparto de secundarios: Grace, el otro amigo de Hopey; Elmer, un electrificante autoproyecto de gánster; el callejero y endurecido Doyle; la divertida Ángel de Tarzana; la madura pero aún marchosa Terry, así como la misteriosa superheroína Alarma.

En una de las dos principales líneas argumentales, Ray persigue a la peligrosa y molesta Voz de rana, aspirante a actriz y perpetuo desastre, por bares de mala muerte, callejones y convenciones de comics… Siempre a la espera de una última e inesperada consumación. Mientras, en “Día a día con Hopey”, Jaime demuestra su maestría a la hora de representar el pálpito de la vida cotidiana en el retrato de Hopey luchando con su nuevo empleo y los amantes que van y vienen. Una semana más en la galopante educación de Hopey Glass.

 

La educación de Hopey Glass
Guión y dibujo: Jaime Hernández
132 páginas b/n

Penny Century

Durante los años comprendidos entre 1996 y el 2000, la producción artística de Jaime Hernández derivó en una mayor atención en la figura de Penny Century; su personaje más fantástico, locuaz, imprevisible. Aunque el peso de los relatos lo siguieron llevando, casi siempre, Hopey y Maggie, ya había ganas de que Jaime abriera el tarro de los secretos, y nos dejará saber algo más sobre el pasado de Beatriz, alias Penny Century, la gran súper heroína de entre todas las creaciones de la gran familia de Locas.

Penny Century es otra recopilación de pequeños relatos en los que con su fragmentaria narración y sus obsesiones con la lucha libre y el rock and roll, Jaime nos desvela más pistas sobre el pasado, la biografía y la relación entre nuestras Locas favoritas, Hopey y Maggie, y su cohorte de personajes secundarios. Jaime es un dibujante magnífico y personal, y sus guiones tienen vida propia. Sus personajes hablan, respiran, se mueven y reaccionan como seres humanos. En sus historias no pasa nada y en realidad sucede la existencia toda. Y su forma de narrar es fascinante. Adelante y atrás, interpolando, dejando pequeños detalles sueltos que no cobrarán luz hasta no haber visto el tapiz completo, aclarando otros que quedaron sueltos en tomos anteriores. Jaime Hernández se reafirma como uno de los grandes y Penny Century lo coge en plena forma.

 

Penny Century
Guión y dibujo: Jaime Hernández
260 páginas b/n