Entradas

Roberto el Carca - Los Mejores Comics

Roberto el Carca y Zotín

Roberto el Carca reúne todos los requisitos indispensables para ser malo: es traidor, malvado, tramposo y mangui. Pero sin embargo es bueno. Más que sea bueno, la verdad, es que Pamies lo mete en líos tan verosímiles (pero verdaderos), que el cabrito va y se te hace simpático. Y, como no podía menos de ser, dada la profunda cultura tebeística de su creador, el audaz aventurero español sale ileso de todas sus peripecias.

El bueno, Roberto el Carca: Intrépido agente secreto nacido heróico por voluntad divina, hombre de pelo en pecho y de mear en pared. Su inquebrantable lealtad a la esencia misma de la raza y de la cristiandad convierte a este aventurero audaz, arrogante, viril, generoso, casto, puro y tremendamente ibérico en un defensor incansable de todo lo que es más profundamente español: la fé cristiana y el sentido familiar. Este hombre entrega toda su vida al orden y a la justicia, a cambio del humilde privilegio de tener asiento reservado en los cines de reestreno. Este es el solitario Roberto el Carca…

El amigo del bueno, Zotín: Se caracteriza principalmente por su aspecto infantil, aunque en realidad tiene cuarenta y tres años, pero debido a que es ligeramente oligofrénico, apenas aparenta trece. Roberto el Carca, al tomar como ayudante a un retrasado mental, demuestra: 1) su buen corazón, 2) su falta de prejuicios, 3) que los subnormales se pueden integrar perfectamente en nuestra sociedad. Zotín, además de ayudar a Roberto, sirve a que el lector se identifique con él, facilitándole así la comprensión de esta magnífica, sublime, deliciosa, divina, apabullante, fulminante, apoteósica, acongojante historieta.

(aplausos)

Estas historietas fueron publicadas por la revista El Víbora: Perfidia moruna (1980), A la sombra de la cruz (1982), Esnifffada en Bolinvia (1983) y Tras el telón de acero (1984).

 

Antonio Pamies nace en Praga, Checoslovaquia en 1956. A los 11 años se traslada a Francia y posteriormente a España. En 1970, en Barcelona, participa en el histórico Rrollo Enmascarado y otras publicaciones underground de la época. Desaparece luego para, según él mismo, dedicarse a otros menesteres más emocionantes. Vuelve a reaparecer en 1980 con El Víbora, donde Pamies fue un colaborador habitual durante los primeros años de la revista.

 

Una aventura de Roberto el Carca:
Perfidia moruna
Dibujo y Guión: Pamies
98 páginas b/n

 

 

 

 

 

Nuevas aventuras de Roberto el Carca
Dibujo y Guión: Pamies
98 páginas b/n