Bouncer

Bouncer es el vigilante del orden de un saloon perdido en la ciudad de Barro City, en el lejano Oeste. Pero no es un portero cualquiera, porque es el manco más rápido que ha existido nunca. Hijo de un indio, acabará siendo no solo el protector de un bar sino también de la Tierra Sagrada de sus antepasados. Un western a la usanza de John Ford, con el toque especial que solo Alejandro Jodorowsky sabe darle, ese particular tratamiento de lo metafísico y lo trascendental, de la familia, de los personajes, sello que se deja ver a lo largo de toda la obra.

La colección la componen siete volúmenes con historias que empezaban en un tomo y finalizaban en el siguiente, con la excepción del quinto que fue autoconclusivo. Una aventura en estado puro y que no dejará indiferente a nadie. A lo largo de la obra aparecerán personajes que resultarán muy difícil de olvidar, como Ralton y el poeta, Antoine Grant o Axe y sus cinco hijos. En general, una lectura muy recomendable que gustará por igual a todos los seguidores tanto de Jodorowsky como de Boucq y, en especial, a los amantes del western en general. Una serie en la inmensidad del oeste americano, reflejo trágico de una tierra salvaje que puede llevar a la locura.

François Boucq (Lille 1955) es un artista de cómics francés, homenajeado como artista del año en el Festival de Angouleme en 1998. Desde joven publicó historietas en revistas como Le Point y L’Expansion. En 1994 publicó el primer álbum de Les dents du recoin, una serie de cómics surrealistas que cuentan con Jérôme Moucherot, su famoso personaje. Su obra más reconocida es la serie de novelas gráficas de Bouncer, escritas por Alejandro Jodorowsky (con quién ya había colaborado en Cara de Luna) y publicadas por Norma Editorial entre los años 2002 y 2010.

 

Bouncer 1. Un diamante para el más allá
Dibujo: Boucq
Guión: Jodorowsky
56 páginas color

 

 

 

 

 

Bouncer 2. La piedad de los verdugos
Dibujo: Boucq
Guión: Jodorowsky
60 páginas color

 

 

 

 

 

Bouncer 3. La justicia de las serpientes
Dibujo: Boucq
Guión: Jodorowsky
60 páginas color

 

 

 

 

 

Bouncer 4. La venganza del manco
Dibujo: Boucq
Guión: Jodorowsky
60 páginas color

 

 

 

 

 

Bouncer 5. La presa de los lobos
Dibujo: Boucq
Guión: Jodorowsky
64 páginas color

 

 

 

 

 

Bouncer 6. La viuda negra
Dibujo: Boucq
Guión: Jodorowsky
56 páginas color

 

 

 

 

 

Bouncer 7. Corazón desgarrado
Dibujo: Boucq
Guión: Jodorowsky
64 páginas color

Auschwitz

Aunque la mayoría de lectores tengamos como referencia a Maus, de Art Spiegelman, no es el único cómic que trata el tema del holocausto. Pascal Croci publicó hace unos años Auschwitz, una novela gráfica con ilustraciones muy realistas, y por lo tanto muy trágicas, basada en la serie de entrevistas que realizó a diversos supervivientes del campo de concentración.

En algún lugar de la antigua Yugoslavia… El viejo Kazik y su mujer, Cessia, recuerdan Auschwitz… Cuando, en marzo de 1944, descubren que la barbarie adopta forma humana: la del verdugo nazi.

Auschwitz es el primer cómic realista sobre la Shoah, un relato conmovedor inspirado directamente en testimonios de supervivientes del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, que narra el día a día en aquel recinto de exterminio. El autor no trata de asumir la “Solución Definitiva”ni de desarrollar tesis históricas, aunque sí desea sensibilizar a las nuevas generaciones acerca del deber del ejercicio de la memoria…

Para que los millones de víctimas del nazismo jamás sean olvidados.

Pascal Croci (Francia 1961). Después de diez años creando cómics históricos para diversas publicaciones, se lanza a un proyecto personal: un documento de ficción basado en hechos reales que se desarrolla en Auschwitz. Sus minuciosas investigaciones, las entrevistas con los testigos y la realización gráfica de esta álbum has requerido cinco años de trabajo, que se han visto recompensados con el Premio Jeunesse 2001 de l’Assemblée Nationale de Francia.

 

Auschwitz
Dibujo y guión: Pascal Croci
76 páginas b/n

Viva la vida. Los sueños de Ciudad Juárez

Los dibujantes franceses Baudoin y Troubs realizaron un viaje a Ciudad Juárez en el 2010 en el que se dieron a la tarea de conversar con sus habitantes y dibujarlos. El resultado de aquel viaje es el cómic Viva la vida. Los sueños de Ciudad Juárez, publicado en 2011.

Un retrato a cambio de un sueño. Así es como Baudoin y Troubs, abordando a la gente en la calle, se plantean retratar la mexicana Ciudad Juárez, quizá la urbe más peligrosa del mundo, donde los asesinatos de mujeres y la violencia vinculada con el narcotráfico son el pan de cada día. Sin embargo, a través de sus ojos, la ciudad fronteriza resulta rebosar de vida y de sueños.

El origen de Viva la vida se halla en la novela del escritor chileno Roberto Bolaño, 2666, que gira en torno a los misteriosos asesinatos de más de 400 mujeres en Ciudad Juárez. Su lectura fue el gérmen que incitó a Baudoin a emprender el viaje hacia la ciudad fronteriza, junto con Troubs, para reflejar y dar a conocer a través de sus dibujos esa cruda realidad. Sin embargo, recogiendo los testimonios, los anhelos y los sueños de los lugareños, no sólo fueron conociendo la brutal realidad de Ciudad Juárez, sino también la de una ciudad generosa y acogedora.

“Me gustaría viajar”, “Quiero pintar”, “No más pobreza”, “Pasear por la ciudad sin tener miedo”, “Hacerme vieja”. Un dibujo, un sueño. Un dibujo, un sueño. Miradas llenas de esperanza, sonrisas que creen en la vida.

Edmond Baudoin (Niza 1942) es un diseñador, escritor e ilustrador francés. Después de asistir a clases de Artes Decorativas de Niza, en la adolescencia, que trabaja como contable antes de volver al dibujo, en 1971. Sus álbumes son en su mayoría en blanco y negro y su dibujo se encuentra entre la pintura y el cómic. Jean-Marc Troubet “Troubs” (Passac 1969) se forma en la escuela de Bellas Artes de Toulouse y después en Angouleme. Comenzó a publicar álbumes en 1994. La autobiografía es la principal obra de Troubs y los cuadernos de viajes su principal herramienta. Es autor de otras novelas gráficas que nacieron de sus viajes por China, Australia o Madagascar.

 

Viva la vida. Los sueños de Ciudad Juárez
Dibujo y guión: Baudoin y Troubs
128 páginas b/n

Cruzada

En Cruzada encontraremos, además de cruzados y sarracenos, claro, demonios, traición, amor no correspondido, cobardía y valor, el Santo Sepulcro y muchas otras cosas más…

Como guionista, el belga Jean Dufaux, autor entre otras series la conocida Murena, ambientada en la antigua Roma, y a los lápices, el francés Philippe Xavier. Hubo ocho cruzadas en los dos siglos en los que pretendieron liberar el Santo Sepulcro de Jerusalén. Es mucho tiempo dos siglos. Cada cruzada tuvo sus propias particularidades. Pero todas ellas demostraron la fe de quienes la vivieron, mezclando coraje y crueldad, aberración y santidad. Dios contó los muertos. Es una tarea siniestra. La guerra nunca permite que sea de otra manera.

“Cruzada pide un esfuerzo de memoria, ya que nuestra historia se extiende sobre cuatro álbumes, los hijos de este escenario que pasan de uno a otro, anudan y desatan peripecias, interrumpiéndose a veces para proseguir más lejos. Voluntad afirmada desde el principio. Para mi, un lector es el que participa en la escritura, no es aquel que se contenta con digerir la información. Lo sé. Estamos dentro de un siglo de gran consumo. Hay que digerir rapidamente…” Jean Dufaux

Philippe Xavier. Nacido en Bordeaux (Francia 1969), estudió publicidad en Argentina antes de trabajar en Chile. A partir de 1991, marcha a los Estados Unidos donde trabaja como dibujante para la Marvel o el sello Peregrine Entertainment y colabora en publicaciones como Heavy Metal, Chaos y Frank Frazetta Illsutrated. En 2003 regresa a Francia donde comienza a trabajar en la editorial Soleil, en la serie Paraíso Perdido. En 2006, inicia la serie Cruzada, con guiones del belga Jean Dufaux.

 

Cruzada. Simún Dja
Dibujo: Xavier
Guión: Dufaux
56 páginas color

 

 

 

 

 

Cruzada. El Qua’dj
Dibujo: Xavier
Guión: Dufaux
48 páginas color

 

 

 

 

 

Cruzada. El señor de las máquinas
Dibujo: Xavier
Guión: Dufaux
56 páginas color

 

 

 

 

 

Cruzada. Lenguas de fuego
Dibujo: Xavier
Guión: Dufaux

El Corazón Coronado

El Corazón Coronado es una obra escrita por Jodorowsky y con dibujos de Moebius. A diferencia de la mayor parte de los trabajos de Jodorowsky como guionista, este cómic no se desarrolla en un espacio fantasioso de ciencia-ficción, sino que su marco espacial es la realidad misma y donde Jodorowsky demuestra un admirable y desvergonzado sentido del humor.

Alain Mangel, excéntrico profesor de la facultad de filosofía de la prestigiosa universidad de la Sorbona de París, ha visto cómo su vida cambiaba de la noche al día. Tras ser desposeído de todas sus propiedades por su ex mujer, Mangel inicia una relación mucho más íntima con una de sus estudiantes llamada Elisabeth. Todo se complica cuando esta estudiante queda embarazada de él. Pero ahí no terminan las situaciones comprometidas para el catedrático, pues al poco, Elisabeth le presenta a Muhammad, un árabe de dudosas costumbres, con quien rescatan a María, la hija de un poderoso narcotraficante sudamericano y, según Elisabeth, la nueva virgen del siglo XXI que traerá a la Tierra al neo-Cristo.

¿Histeria colectiva? ¿Demencia? Todo un cúmulo de situaciones y argumentos irracionales conduciran a Mangel por una consecución trepidante de aventuras de la que el protagonista no sabe cómo escapar.

Alejandro Jodorowsky adapta siempre sus historias a la personalidad del dibujante con el que colabora. Pero El Corazón Coronado fue una obra concebida sin pensar quién sería el dibujante. El dibujante fue Moebius, que con su virtuosismo gráfico, nos ofrece un viaje místico y desconcertante lleno de sorprendentes revelaciones. El cómic más personal y autobiográfico del autor chileno.

 

El Corazón Coronado 1. La loca del Sacré-Coeur
Dibujo: Moebius
Guión: Jodorowsky
72 páginas color

 

 

 

 

 

El Corazón Coronado 2. La trampa de lo irracional
Dibujo: Moebius
Guión: Jodorowsky
64 páginas color

 

 

 

 

 

El Corazón Coronado 3. El loco de la Sorbona
Dibujo: Moebius
Guión: Jodorowsky
56 páginas color

Amor limpio

Amor limpio es una historieta cuyo protagonista es Bernard Lermite, el personaje fetiche de Martin Veyron, una especie de antihéroe, de esos tipos un tanto lunático, ocioso, fútil, entretenido y culto, pero de los que no se sabe gran cosa, porque se pasa las noches de forma agitada buscando conquistas femeninas. En el fondo, lo que Bernard Lermite acaba siendo es un tipo machista que comenta con mucha gracia las historias corrientes de la vida.
En Amor Limpio, la obsesión de nuestro protagonista es encontrar el punto G. Con su cara de no haber roto un plato en su vida se va metiendo en situaciones de lo más surrealistas. Como pasa con otros personajes del cómic, en cada nueva aventura no hay ningún recuerdo de las anteriores. Lo mismo puede acabar encerrado en un sótano con exceso de hormonas de tigres, que casado y con una hija, como ocerre al final de este álbum.

Martin Veyron (Francia 1950). Sus comienzos en el cómic datan de 1977, cuando para l’Écho des Savanes creó su personaje más conocido Bernard Lermite. Para esta misma revista escribie El cerdo Edmundo, dibujado por Rochette. Paralelamente publica dibujos para la prensa en Libération, Paris-Match, Le Nouvel Observateur… Su actividad no se limita sólo al dibujo, en 1985 adaptó su álbum Amor limpio para el cine y en 1996 publicó su primera novela, Tremolo Corazon. En 2001 recibió el Gran Premio del Festival de Cómic de Angoulême.

 

Amor limpio
Dibujo y guión: Martin Veyron
44 páginas color

Adèle Blanc-Sec

En el París de 1911 puede pasar cualquier cosa: un pterodáctilo rojo sobrevuela sus cielos, una secta demoniaca acecha en sus calles, un grupo de científicos resucita a un hombre prehistórico conservado en hielo, la momias del Louvre despiertan y echan a andar… Es el París de Las extraordinarias aventuras de Adèle Blanc-Sec, escritora y detective.
Tardi nos sumerge en un entramado de historias que siguen el modelo del folletín, género que aparece en la prensa francesa a mediados del XIX, con pintorescos personajes y bruscos giros dramáticos, que a veces parecen improvisados. Según sus propias palabras: “El placer de este tipo de historia radica en encontrarse constantemente con bifurcaciones, rupturas o giros imprevistos. Esto obedece a un principio de sorpresa, tanto para el que lee la historia como para quien la crea. Ese es el espíritu de las aventuras de Adèle: casi nada es premeditado, todo surge sobre la marcha”.
La improvisación en el guión y su resolución gráfica, en ocasiones, desembocan en divertidas situaciones que rozan el surrealismo. Podemos encontrarnos a un hombre prehistórico recién revivido que, educadamente, solicita un cigarro habano en El sabio loco, o divertidas formas de atentado contra la vida como los que Adèle sufre en Momias enloquecidas.

Jacques Tardi es una de las principales figuras de la historieta francesa. En 1970 empieza como profesional dibujando historias cortas en la revista Pilote, dirigida por el legendario René Goscinny (Astérix) y cuatro años después empieza a trabajar en otra publicación histórica: Metal Hurlant. En 1976 inicia la serie de Las extraodinarias aventuras de Adèle Blanc-Sec, homenaje a los folletines de principios del siglo XX, de la realizaría, hasta la fecha, ocho títulos.

 

Adèle y la bestia
Dibujo y guión: Jacques Tardi
48 páginas color

 

 

 

 

 

 

El demonio de la Torre Eiffel
Dibujo y guión: Jacques Tardi
48 páginas color

 

 

 

 

 

 

El sabio loco
Dibujo y guión: Jacques Tardi
48 páginas color

 

 

 

 

 

 

Momias enloquecidas
Dibujo y guión: Jacques Tardi
48 páginas color

 

 

 

 

 

 

El secreto de la salamandra
Dibujo y guión: Jacques Tardi
48 páginas color

 

 

 

 

 

 

El ahogado de dos cabezas
Dibujo y guión: Jacques Tardi
48 páginas color

 

 

 

 

 

 

Todos monstruos
Dibujo y guión: Jacques Tardi
48 páginas color

 

 

 

 

 

 

El misterio de las profundidades
Dibujo y guión: Jacques Tardi
48 páginas color

Los Combates Cotidianos

En Los Combates Cotidianos, el autor francés Manu Larcenet nos presenta la historia de Marco, un joven fotógrafo de guerra, que tras una gran crisis de identidad decide abandonarlo todo e irse a vivir al campo con su gato Adolf. Allí conocerá una mujer, entablará una relación contradictoria con un misterioso vecino, conocerá a un viejo ex-combatiente de Argelia y descubrirá algo que quiere contar: Mostrar las vidas y los rostros de los trabajadores del astillero donde trabajó su padre. Poco a poco le iremos viendo evolucionar, irá superando sus ataques de pánico, aceptará su pasado e irá asumiendo responsabilidades impensables para él hasta el momento.

Esta es la historia de Marco, que aún no sabe adónde va.

“Cuando escribía Los combates cotidianos, durante un periodo de cuatro años, me fui a vivir al campo, tuve dos niños, murió mi padre y asistí a la desaparición mediática de los obreros. Tenía que aparecer por algún lado. Mezclé todo esto para hablar en estos libros. Eran obsesiones, pero para mí ya está terminado, he dicho todo lo que pensaba sobre ello. Lo único que me quedará es la muerte.” Manu Larcenet

Manu Larcenet es un historietista francés. Sus primeras historietas son colaboraciones en fanzines musicales, puesto que era cantante en un grupo de punk. Debuta profesionalmente en 1994 en la popular revista Fluide Glacial. En 1997 funda con Nicolas Lebedel su propia editorial, Les Rêveurs de Runes, en la que se autoedita sus proyectos más personales y experimentales, mientras igue trabajando para editoriales como Glénat o Dargaud. Los combates cotidianos (2003) le vale el Premio al Mejor Álbum del Festival del Cómic de Angulema 2004, al que le acompaña el reconocimiento y la aclamación internacional.

 

Los Combates Cotidianos
Dibujo y guión: Manu Larcenet
56 páginas color

 

 

 

 

 

 

Los Combates Cotidianos 2. Tantas pequeñas cosas…
Dibujo y guión: Manu Larcenet
64 páginas color

 

 

 

 

 

 

Los Combates Cotidianos 3. Lo que de verdad cuenta
Dibujo y guión: Manu Larcenet
64 páginas color

 

 

 

 

 

 

Los Combates Cotidianos 4. Clavar clavos
Dibujo y guión: Manu Larcenet
64 páginas color