Ana

Dentro de la inmensa, en cantidad y calidad, carrera como creador de Francisco Solano López, sus colaboraciones con su hijo Gabriel ocupan un lugar importante. Realizada a finales de la década de los 70 (cuando la familia debió trasladarse a vivir a España, debido a la militancia política de Gabriel), Ana, es una obra maestra que refleja el dolor y la angustia de forma descarnada y conmovedora. Ana es una terrible metafora de las experiencias vividas por padre e hijo en el contexto de dictadura militar argentina. Recordemos que Solano parte al exilio a Madrid, después de rescatar a su hijo, quién fuera apresado por las fuerzas de Videla. Como sabemos no todos pueden contar la historia, baste recordar la desaparición de su colega Oesterheld y sus cuatro hijas. La impotencia y la deshumanización toman forma en esta novela gráfica, donde contrasta la belleza de la protagonista con la nauseabunda realidad que la rodea.

 

Ana
Dibujo: Solano López
Guión: Gabriel Solano López
108 páginas b/n

Ministerio

Otra de las grandes historietas de la revista Fierro. Un relato futurista donde un pequeño grupo de dirigentes somete a la gran mayoría de trabajadores. Con claros paralelismos y una crítica al nazismo, la historia destaca la lucha por la libertad y la verdad.

En un futuro apocalíptico, en medio de un paisaje devastado se levanta un monumental edificio que alberga a toda la población sobreviviente: El Ministerio. En este ministerio todos trabajan piso por piso, vigilados y controlados por la clase gobernante. Pero lo que no sabe la gente es cual es el fin ultimo de su existencia. ¿Porque existen en un edificio que fácilmente puede resolver todo automáticamente? ¿Cuales son los verdaderos designios de los dirigentes? ¿A donde van todos los que son desaparecidos o ascendidos?

 

Ministerio
Dibujo: Solano López
Guión: Ricardo Barreiro
92 páginas b/n

El instituto

Londres, finales del siglo XIX. Bajo la majestuosa grandeza de los muros de un Instituto para señoritas se celebran las más desconcertantes ceremonias, se oculta un inquietante enigma. Lilian Cunnington, una bella adolescente de piel tibia y carnes duras, lo irá descubriendo temerosamente mientras es iniciada en las prácticas rituales de las adoradoras de Ishtar, la diosa hembra. Concentración y expansión del poder mental, destreza física en la pelea, aprendizaje de las artes amatorias. Un excitante y ambiguo universo trenza su telaraña en torno a Lilian. ¿Será capaz de liberarse o quedará atrapada en su cruel destino? El instituto es una de las obras más exitosas del cómic erótico internacional de la mano de dos grandes veteranos argentinos: el dibujante Solano López y el guionista Ricardo Barreiro.

Francisco Solano López (Buenos Aires 1928 – 2011) fue uno de los dibujantes más importantes de la historieta argentina. Comenzó a dibujar profesionalmente en 1953 en la Editorial Columba, para la que hace ‘Perico y Guillermina’. El 4 de septiembre de 1957 aparece El Eternauta, una historia de una invasión extraterrestre contada desde Buenos Aires. Dibujante muy prolífico y bregado en todos los géneros logró la inmortalidad por ser el dibujante de gran parte de la saga de El Eternauta, la obra argentina por antonomasia. También ha dibujado cientos de cómics bélicos, de acción o suspense para el mercado británico, historieta dramática cuando aún no existía la novela gráfica, y cómics pornográficos de gran éxito. En octubre de 2008 fue declarado «personalidad destacada de la cultura» de la Ciudad de Buenos Aires. Falleció el viernes 12 de agosto de 2011 de una hemorragia cerebral.

 

El instituto
Dibujo: Solano López
Guión: Ricardo Barreiro
98 páginas b/n

Time Out

En Time Out, Horacio Altuna combina con gran habilidad géneros tan dispares como la ciencia ficción y el humor. Los dos protagonistas se encontrarán atrapados en una máquina del tiempo creada por un excéntrico científico que les envía a los destinos más arriesgados que se puedan imaginar. Time Out recopila en álbum un trabajo menor del gran maestro Horacio Altuna, una especie de homenaje al cambio que realizó el propio autor al pasar de trabajar habitualmente con Carlos Trillo a realizar sus propios guiones, convirtiéndose a sí mismo y a su antiguo guionista en protagonistas de una alocada historia de viajes y paradojas temporales.

 

Time Out
Dibujo y guión: Horacio Altuna
52 páginas color

Tragaperras

Tragaperras abarca una serie de breves relatos de ciencia-ficción, unidos por un nexo común: todos los personajes utilizan una máquina tragaperras, en realidad un artefacto metálico con pantalla, que les muestra un mundo idealizado, relacionado de algún modo con sus problemas cotidianos. Las maquinitas, que se encuentran por todas partes y en los lugares más insospechados, permiten que a cambio de unas monedas, el usuario logre mejorar y optimizar su estado anímico, cosa que no siempre ocurre. Este álbum recoge las historietas publicadas originalmente a principios de los años 80 en la revista 1984: Gente sola, Climax, Bombardeo, S & M, Chances, Riesgos y Fantasmas

 

Tragaperras
Dibujo: Horacio Altuna
Guión: Carlos Trillo
68 páginas color

Merdichesky

Merdichesky no da el perfil de hombre de acción, pero es policía en Nueva York. Con su despiste congénito, sus formas torpes y su madre siempre pendiente de que coma bien y sea un hombre decente, todos en comisaría lo consideran un don nadie. Pero de pronto, rocambolescamente, este antihéroe se ve envuelto en una investigación que lo llevará a codearse con esas mujeres exuberantes que son, sin duda, uno de los sellos del eficaz dibujo de Horacio Altuna. El autor, de nuevo junto al guionista Carlos Trillo, nos presenta Merdichesky, una obra que comenzó a publicarse en 1981 en la prensa argentina.

 

Merdichesky
Dibujo: Horacio Altuna
Guión: Carlos Trillo
48 páginas b/n

Viejos canallas

La historia de los Centobucchi, una familia disfuncional cuyas desventuras deberían convertirse en la gran novela americana, sirve de base a sus autores para ofrecernos su mordaz visión de la piedra angular de la sociedad. La vida del tío Amerigo Centobucchi no ha sido nada aburrida: con su violencia, ha sembrado el terror entre amigos y familiares; con su pasión, ha traído la desgracia a sus hermanos y a su mujer… Pero todo esto pertenece al pasado y sólo puede volver a la vida en la memoria. En Viejos canallas Trillo y Mandrafina se alían para presentar una historia de violencia, amor y pasión, en una obra que presenta un concepto muy particular de la institución familiar.

 

Viejos canallas. Espíritu de familia
Dibujo: Domingo Mandrafina
Guión: Carlos Trillo
96 páginas b/n

 

 

 

 

 

Viejos canallas. El honor de los Centobucchi
Dibujo: Domingo Mandrafina
Guión: Carlos Trillo
92 páginas b/n

El Iguana

Trillo y Mandrafina, dos grandes de la historieta sudamericana, nos sirven un genial retrato del totalitarismo bañado con ironía y humor negro. El Iguana, continuación de su anterior obra Cosecha Verde, está también ambientada en el ficticio país La Colonia. El Iguana, el interrogador/torturador del presidente, correoso y frío como el reptil que apoda, ha sido asesinado, pero curiosamente es tanto el terror que despertaba en vida (con razón), que incluso muerto se le teme. Una periodista norteamericana movida del morbo y su propio trabajo llega a investigar a La Colonia los hechos. Una desmesurada fábula latinoamericana, emparentada tanto con el realismo mágico como con tantos de los males comunes a nuestras naciones.

 

El Iguana
Dibujo: Domingo Mandrafina
Guión: Carlos Trillo
842 páginas b/n