Wáluk

Un osezno polar es abandonado por su madre y se pega a un viejo oso gruñón que le va a enseñar a desenvolverse ante los avatares de la vida. Admiración y miedo. Belleza y agilidad, aspecto, a veces, humano. Los osos polares son unos animales irresistibles y ejercen un influjo irrefrenable, también en Ana Miralles y Emilio Ruiz, que crean con Wáluk un relato delicado y emocionante, del que ya se han vendido los derechos para su publicación en Francia.

Ana Miralles, una dibujante con tres décadas de experiencia publicando cómics en el mercado internacional, y Emilio Ruiz, un contrastado guionista multidisciplinar, se sirven de la lucha por la supervivencia de dos osos polares capaces de hablar y de emocionarse como los humanos, para dar un repaso a sus problemas como especie, a la actualidad medioambiental y al impacto del hombre sobre el destino de estos animales.

Pero la pareja creadora va más allá. Wáluk habla de carencias, de la ausencia de una total autonomía del individuo a cualquier edad, de cómo en cada etapa de la vida se disfruta de un variable desequilibrio entre mermas y virtudes: “Nuestras capacidades físicas e intelectuales por sí solas no son suficientes para asegurarnos la felicidad o una positiva evolución personal. Mejoramos integralmente al convivir entre individuos de diferente edad y experiencia. La persona se enriquece”, reconoce Emilio Ruiz.

 

Wáluk
Dibujo: Ana Miralles
Guión: Emilio Ruiz
56 páginas color

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *